Sedum rubrotinctum aurora: cuidados y reproducción

Descubre todo lo que necesitas saber sobre cuidados y reproducción del Sedum rubrotinctum aurora. Trucos y consejos para cultivar con éxito esta especie.

En este artículo te enseñaremos todo lo que debes saber sobre el Sedum rubrotinctum ‘Aurora’, sus características, cuidados y cómo multiplicar esta hermosa especie suculenta.

Comúnmente conocida como babanitos, fríjoles, sedum aurora, sedum rosa o sedum blanco, esta es una especie de suculenta perteneciente a la familia Crassulaceae.  El Sedum x rubrotinctum ‘Aurora’ es una variedad cultivada, es decir, no se encuentra en la naturaleza sino que ha sido creada por cultivadores y cultivadoras.

Es una planta de crecimiento lento que puede llegar a medir hasta 15 centímetros de alto y formar conjuntos de hasta casi un metro de anchura. 

Se caracteriza por su variación de colores que van desde el verde pálido, pasando por el rosa y llegando hasta el blanco con un toque de plata. El nombre aurora se debe, precisamente, a sus característicos colores. Dicen que se llama así por su semejanza aurora polar (aurora astral y aurora boreal). 

Ahora te explicaremos sus requerimientos de iluminación, temperatura, riego, sustrato, fertilización y cómo trasplantar y reproducir esta linda especie suculenta.

Iluminación

El Sedum Rubrotinctum ‘Aurora’ necesita mucha luz, pero no luz directa. Al contrario que el Sedum Rubrotinctum que necesita luz solar directa, el ‘Aurora’ es un poco más sensible.

Necesita estar ubicado en un lugar donde reciba luz filtrada o suave. Puede recibir luz directa cuando es menos intensa. Por ejemplo, luz suave de la mañana o del atardecer. Si las exponemos a luz solar directa e intensa durante varias horas al día se queman con facilidad debido a su pigmentación clara. 

Se pueden tener en interiores o en exteriores siempre y cuando la iluminación sea suficiente. Necesitan al menos seis horas de luz cada día o pueden sufrir de etiolación.

Temperatura

Esta suculenta no soporta temperaturas extremas. Si bien puede aguantar temperaturas bajas no están adaptadas para soportar fuertes inviernos. De igual manera, sufren cuando se ven expuestas a temperaturas extremadamente altas.

Nuestra recomendación es plantarla en contenedores o macetas para poder resguardarlas en caso de cambios de temperatura inesperados.

De igual forma, tener la posibilidad de resguardar esta especie resulta útil en caso de granizadas o lluvias fuertes que puedan provocar la caída de las hojas.

Riego

Debe ser regada en abundancia cada vez que el sustrato se seque por completo. Puedes comprobar si el sustrato se ha secado del todo introduciendo tu dedo, un palito de madera o un medidor de humedad (nosotros utilizamos este). 

Ten presente que las plantas de mayor tamaño y en contenedores grandes necesitarán más riego que las pequeñas. Por otra parte, reduce considerablemente el riego durante el invierno.

Las hojas de esta planta también te indicarán si necesitan más o menos riego. Si notas que las hojas se ven arrugadas o, incluso, que se secan, significa que necesitan más y riego, así que riégala en abundancia y verás cómo se hidrata de nuevo en un par de días.

Por el contrario, si las hojas se ven amarillas, traslúcidas y empiezan a caer significa que se han regado en exceso. Si esto sucede espera a que el sustrato se seque por completo y aumenta el tiempo entre riegos.

Si tienes dudas sobre si debes regar o no lo mejor es que no lo hagas. En estos casos es mejor pecar por falta que por exceso. Espera, observa tu planta y ella te indicará si desea más agua.

Sustrato

Al igual que las demás especies suculentas, el Sedum ‘aurora’ necesita un sustrato que no se compacte, poroso para permitir la aireación de las raíces y con excelente drenaje (aquí tienes algunos consejos sobre cómo hacer sustrato casero).

Puedes comprar una mezcla de sustrato para cactus y suculentas o puedes realizar tu propio sustrato en casa siguiendo alguna de nuestras recetas.

Cómo cuidar y reproducir Sedum rubrotinctum aurora

Fertilización

Aunque esta especie no requiere un sustrato alto en nutrientes, con el tiempo es recomendable fertilizarla, especialmente si quieres fomentar la floreción.

Puedes usar algún fertilizante comercial o hacer tus propias recetas de fertilizante. Por ejemplo, puedes usar cáscaras de huevo o té de plátano.

Recuerda que las suculentas no disfrutan ser fertilizadas frecuentemente y hasta pueden sufrir daños por exceso de fertilización. Debes usar fertilizantes solo durante la época de crecimiento, cuando las temperaturas son más cálidas y nunca fertilizar en el invierno.

Trasplante

Será necesario trasplantar a medida que crece para que siempre tenga espacio suficiente y continúe su crecimiento. Esta especie tiende extenderse hacia los lados, para lo cual se prepara sacando raíces aéreas. En ocasiones esa señal puede significar que está pidiendo más espacio.

Siempre se debe trasplantar a un contenedor o maceta apropiado para el tamaño, con orificios de drenaje y usar sustrato apto para suculentas.

Esta especie no es fácil de manipular y trasplantar. Es muy delicada, se puede quebrar y sus hojas se caen con facilidad al tocarla. No te asustes si esto ocurre pues es inevitable. Tómala con confianza por los tallos, cerca de la base para evitar tocar las hojas y si se cae alguna durante el trasplante puedes aprovechar para multiplicar tu planta siguiendo unos pasos muy sencillos de los que hablamos más adelante en este artículo.

Una vez trasplantada espera un par de días más antes de regarla. Siempre aconsejamos esto ya que al trasplantar las raíces pueden sufrir pequeñas heridas que al entrar en contacto con agua de riego pueden llevar a la pudrición. Por ello, en Atípicas, preferimos esperar unos días para regar después de trasplantar.

Problemas más comunes del Sedum ‘Aurora’

Estos son algunos de los problemas más comunes que te puedes encontrar al cultivar Sedum rubrotinctum Aurora:

  • Cochinilla y otras pestes: el Sedum ‘Aurora’, al igual que otras suculentas, es propenso a la cochinilla algodonosa, pulgón y otras indeseables plagas. 
  • Pérdida de hojas: es normal que esta especie pierda algunas de sus hojas por movimientos o porque las hojas bajas y maduras cumpen su ciclo y mueren, a la vez que nacen nuevas hojas en la parte superior. Pero, si notas que pierde una cantidad alarmante de hojas probablemente hay un problema con el riego. Demasiado o muy poco.
  • Si notas hojas secas y arrugadas debes aumentar el riego. Y si notas hojas amarillas, traslúcidas y blandas, debes reducirlo.
  • Pudrición: Si el exceso de riego no se trata a tiempo da lugar a la pudrición de las raíces. Lo ideal es que nunca se presente esta situación, pero si notas tallos y hojas negros, en especial cerca a la base y zona de las raíces, tendrás que decapitar tu sedum.
  • Etiolación: si notas tu planta estirada, falta color, tallos delgados, débiles y espacio entre las hojas, seguramente se está etiolando. Necesita más iluminación, así que la debes ubicar en un lugar con mejores condiciones.

Reproducción, multiplicación, propagación

Si te gusta reproducir tus suculentas te tenemos una excelente noticia ¡esta es una de las especias más fáciles de multiplicar!

La suculentas son unas supervivientes y tienen varias adaptaciones para sobrevivir en la naturaleza. Al igual que otros sedum, esta especie se reproduce muy bien por esqueje o por hoja

Imagina que en la naturaleza sufre algún imprevisto, como que pasa un animal, quiebra algunos tallos y tumba hojas. Esas hojas y tallos caídos darán lugar a nuevas plantas y así sobrevive la especie ¡Es maravilloso! ¿verdad?

Ten presente que también es una especie de crecimiento lento, por lo cual nuestra recomendación es reproducir principalmente por esqueje y, también, aprovechar las hojas caídas para multiplicar.

Aquí te dejamos una lista de los materiales con los que puedes trabajar para realizar la reproducción del Sedum rubrotinctum ‘Aurora’

Materiales:

  • Tu Sedum rubrotinctum ‘Aurora’
  • Tijeras o cutter
  • Papel absorbente
  • Sustrato para suculentas
  • Macetas o contenedores
  • Grava o perlita (opcional)
  • Un rociador de agua (aquí tienes el que utilizamos nosotros) y regadera.

Desde Atípicas te recomendamos que te prepares con antelación a la reproducción. Como siempre aconsejamos, riega tus plantas un par de días antes de iniciar la propagación para que los esquejes, tanto de hoja como de tallo, tengan el tiempo suficiente de hidratarse y hacer reservas de agua entre sus tejidos. Así tendrán más energía para una reproducción exitosa. 

Reproducción por hoja

1. Selecciona y separa las hojas

Selecciona hojas saludables y llenitas. Te recomendamos seleccionar hojas cercanas a la base, pero no las más antiguas porque tienen menos posibilidad de prosperar.

No tomes las hojas de las puntas porque son los nuevos crecimientos y lo mejor es que sigan creciendo. Además, si tomas estas hojas, dañarás el aspecto de la planta.

Para separar las hojas simplemente debes tomar con una mano el tallo y con otra mover ligeramente de lado a lado cada una de las hojas. Esta especie en particular es muy fácil de separar, con un simple movimiento se puede hacer una separación limpia.

2. Deja cicatrizar

(Si no sabes cómo, aquí te lo explicamos paso a paso)

Coloca tus hojas sobre una superficie absorbente, puede ser papel periódico, cartón, papel de cocina o sustrato completamente seco. Ponlas en un lugar resguardado de la lluvia y  luminoso, pero sin luz solar directa.

En este tiempo las hojas no deben entrar en contacto con agua porque se pueden pudrir. Por ello es importante que no estén expuestas a las lluvias, que seas tú quien controle el riego. 

En cuanto a la iluminación, esta suculenta se puede quemar si se encuentra expuesta a luz solar directa. Además, mientras nace la nueva planta es importante que la hoja madre permanezca hidratada, por lo cual conviene protegerla de excesiva luz y temperaturas altas. 

3. Espera a ver crecimiento

Terminado el proceso de cicatrización verás que empiezan a aparecer algunas raíces o mini suculentas en cada hoja. Un nuevo bebé empezará a crecer por el extremo de la hoja que estuvo unido al tallo.

Este proceso puede tomar desde unos días a unas semanas. Espera pacientemente cuidando tus hojas y asegurándote de que no entren en contacto con agua.

4. Pasa a sustrato e inicia riegos

Una vez las hojas tienen raíces las puedes pasar a sustrato e iniciar riegos regulares.

Toma un contenedor no muy profundo, con orificios de drenaje y llénalo con sustrato apto para suculentas. 

Un paso opcional que es altamente beneficioso es poner una capa fina de grava o perlita sobre el sustrato.

Ubica tus hojas acostadas sobre esto y riegalas cada vez que se seque el sustrato por completo. Puedes para esto emplear una rociadora o regadera.

5. Trasplanta

Con el tiempo verás que las suculentas bebés se alimentan de la hoja madre. Los bebés crecerán mientras que, de manera simultánea, la hoja madre estará cada vez más débil hasta que se seque del todo y se desprenda.

Continua los riegos hasta que los sedum bebés tengan un tamaño cercano a los dos centímetros. 

Una vez tengan ese tamaño puedes trasplantarlos a otras macetas. Ten cuidado al manipularlas porque pierden las hojas fácilmente al contacto, usa pinzas y tócalas lo menos posible.

Lo recomendable es plantarlas en macetas que no sean muy profundas y que tengan orificios de drenaje. Planta varios bebés juntos porque cuando están en grupo crecen mejor.

Teniendo en cuenta que cada hoja de este sedum es muy pequeña, todo el proceso puede tardar varios meses. Si quieres reproducir de una forma más rápida te recomendamos que lo hagas por esquejes de tallo.

Reproducción por esquejes de tallo

1. Selecciona esquejes

Elige los esquejes a reproducir. Deben tener buen aspecto, buen color, sin manchas amarillas, marrones o negras y que, en general, se se vean saludables y con las hojas bien hidratadas.

2. Desinfecta las herramientas

Desinfecta tus tijeras o cutter con alcohol. (Nosotros utilizamos estas tijeras).

3. Separa los esquejes

Corta el tallo de tu sedum a la altura deseada. Como medida opcional puedes aplicar canela o azufre en polvo en las heridas, tanto en la del esqueje como en la de la planta madre. Esto previene la aparición de hongos.

4. Retira hojas

Retira las hojas de la parte más baja de cada tallo. Debes dejar unos dos centímetros de tallo pelado. Esto se hace para dejar espacio para nuevas raíces y para eliminar la posibilidad de pudrición de las hojas.

No deseches esas hojas, las puedes aprovechar también para reproducirlas siguiendo todos los pasos que te explicamos antes. O, simplemente, puedes esparcirlas sobre la maceta de la planta madre y, con un poco de suerte, se multiplicarán de manera natural.

5. Deja cicatrizar

Coloca tus esquejes sobre una superficie absorbente, en un lugar luminoso y protegidos de la lluvia. 

Espera una semana hasta que el corte principal cicatrice, al igual que las pequeñas heridas realizadas al retirar las hojas.

6. Planta

Después de dejar cicatrizar tus esquejes por al menos una semana los puedes plantar. Para ello:

  • Prepara una maceta o contenedor con sustrato especial para suculentas.
  • Pon una capa fina de grava sobre el sustrato. Esto se llama acolchado y usarlo tiene muchísimos beneficios. Hemos hablado sobre ellos en este artículo.
  • Clava tus esquejes atravesando la capa de grava y llegando al sustrato. La parte desnuda del tallo debe quedar enterrada y todas las hojas deben quedar sobre la superficie.

7. Inicia riegos y cuida tus nuevas plantas

Dos días después de plantar tus esquejes puedes iniciar los riegos.

Debes regar abundantemente cada vez que el sustrato se seque por completo. Con el paso de los días los esquejes echarán raíces y serán nuevas plantas independientes.

Esperamos que te haya gustado este artículo, que te sea útil para cuidar tu Sedum ‘Aurora’ y que animes a reproducirlo. No olvides dejarnos un comentario contándonos tu experiencia con esta especie y si te te gustaría conocer características y cuidados de otras especies suculentas.

También te invitamos a seguirnos en todas nuestras redes sociales para enterarte cada vez que publiquemos nuevos contenidos.

No te puedes perder esto...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No copies, ¡comparte! Trabajamos muy duro para crear contenidos. Si quieres compartirlo, pon el link del artículo en tus Redes Sociales. Gracias.