Cicatrización de suculentas

Cuando realizamos un corte en una suculenta se produce una herida abierta. Te contamos unos consejos muy útiles sobre la cicatrización de suculentas.
Cómo cicatrizar suculentas y cactus

Una de las palabras más usadas cuando hablamos de cuidados básicos para suculentas es la cicatrización. Ya hablamos sobre ella en este artículo, pero recibimos muchas preguntas sobre cómo saber cuándo una suculenta está cicatrizada correctamente o cómo ayudar a cicatrizar los esquejes.

A continuación, te vamos a explicar al detalle todo lo que necesitas saber sobre la cicatrización: qué es, por qué es necesaria, cómo cicatrizar y cómo saber si tu planta ha cicatrizado adecuadamente.

¿Qué es la cicatrización?

Según la R.A.E., la cicatrización es la acción y efecto de cicatrizar que, a su vez, consiste en completar la curación de las llagas o heridas, hasta que queden bien cerradas.

En el caso de las suculentas, todo tipo de cortes, ya sean intencionados, por ejemplo para cortar un esqueje, o fortuitos, como la rotura de una parte de la planta, dejan un herida abierta. Esa herida debe cicatrizar o sellarse porque se puede infectar con mayor facilidad. Al contacto con agua puede iniciar un proceso de pudrición que afecte toda la planta. No olvides que es importante cuidar tanto las heridas de la planta madre, como las de los esquejes.

Una vez cicatrizada la herida, la planta suculenta o cactus tiene una respuesta hormonal que estimula el crecimiento de raíces.

Cómo conseguir cicatrizar suculentas correctamente

Para conseguir que una planta suculenta o cactus cicatrice adecuadamente vamos a contarte 7 pasos muy sencillos que harán que completes todo el proceso con éxito.

ANTES DE REALIZAR EL CORTE

1. Hidratar antes de cortar

Antes de realizar los esquejes, tanto de hoja como de tallo, hidrata tus plantas. Un par de días antes realizar los cortes para reproducción riega tus plantas. No las riegues el mismo día del corte porque no tendrán tiempo suficiente para hidratarse.

Piensa en el agua como el combustible de las suculentas. Con el agua almacenada tendrán energía para reproducirse, para sacar raíces y nuevos brotes.

DURANTE LA REALIZACIÓN DEL CORTE

2. Realiza cortes limpios

Cuando realizas un esqueje de tallo debes utilizar herramientas limpias y desinfectadas. Antes de cortar esquejes limpia con alcohol las herramientas que vas a utilizar para cortar (tijeras, cutter o cuchillos).

Cuando quitas una hoja para reproducir debes asegurarte de realizar un corte limpio. Debes evitar romper la hoja durante este proceso.

3. Usa canela y azufre (opcional)

Como medida opcional, aunque recomendable, puedes aplicar sobre las heridas, tanto de la planta madre, como de los esquejes, canena o azufre en polvo. Estos actúan como fungicidas, es decir, previenen la aparición de hongos y aceleran el proceso de cicatrización.

Puedes omitir este paso, en la naturaleza ellas no reciben este tipo de ayuda extra para cicatrizar, pueden hacerlo solas. En Atípicas no aplicamos nada sobre las cicatrices de los esquejes de hoja porque son tan pequeñas que no lo consideramos necesario. Sin embargo, sí tenemos más cuidado con los esquejes, especialmente si los tallos son gruesos.

DESPUÉS DEL CORTE

4. Coloca los esquejes sobre una superficie seca y absorbente

Ubica tus esquejes sobre una superficie absorbente. Puede ser sobre papel periódico, papel de cocina, paños, o sustrato completamente seco. Recuerda que durante el proceso de cicatrización se debe evitar la humedad y el contacto directo de la herida con agua. Al poner tus esquejes sobre una superficie absorbente garantizas que cualquier exceso de agua sea retenido por la superficie y éste no afecte las plantas.

Por otra parte, ten cuidado también con la planta madre, no la riegues el mismo día en el que realices los cortes de los esquejes ni en los días siguientes. Dale el tiempo necesario para que sane sus heridas antes de exponerla de nuevo al agua.

5. Utiliza luz indirecta

Ubica los esquejes en un lugar con luz, pero no directa. La luz ayudará a la cicatrización y a la salud de los esquejes, pero luz directa muy fuerte puede secar nuestros esquejes. Ten en cuenta que las reservas de agua son la energía que tienen para la reproducción, por tanto, si las ubicamos en sol directo o temperaturas muy cálidas es posible que se deshidraten antes de poder reproducirse.

6. Observa y sé paciente

Observa los cambios en los cortes que realizaste. Si prestas atención irás viendo cómo cambia la herida y cómo se va sellando. Con tiempo y práctica podrás saber que una herida ha cicatrizado solo con verla. Presta atención a:

  • los colores,
  • al brillo,
  • a la textura y
  • a la humedad de la herida.

¿Cuándo sabemos que un corte aún NO ha cicatrizado?

  • Se ve de tonos vivos,
  • brillante,
  • húmedo y
  • se siente blando;

¿Cuándo sabemos que un corte ha cicatrizado?

  • Se ve más oscuro,
  • opaco,
  • sin brillo,
  • se siente seco y
  • más firme.

7. Enraíza y reproduce

Una vez tu esqueje ha cicatrizado está listo para enraizar. Puedes hacer esto de dos formas:

  1. plantado el esqueje directamente o
  2. enraizando en agua.

Elige la forma que más te agrade y experimenta para identificar qué forma de reproducción es mejor para ti.

Cuando la herida se ha sellado completamente es seguro que entre en contacto con agua y se puede regar normalmente. Ten presente que la correcta cicatrización es fundamental para reproducir en agua, si quieres aprender más sobre la reproducción en agua lee este artículo.

¿Cuánto tiempo tarda la cicatrización?

Esta es una de las preguntas más habituales que nos realizáis. Hay varios factores que afectan al tiempo de cicatrización, por ejemplo:

  • la especie,
  • el clima,
  • la temperatura,
  • la humedad,
  • el grosor del tallo, etc.

Los esquejes de hoja, por su tamaño, cicatrizan más rápido que los esquejes de tallo y, obviamente, un esqueje fino cicatriza más rápido que uno grueso.

El proceso de cicatrización puede tomar desde un par de días, hasta un par de semanas e, incluso, demorarse por un mes. Todo depende de las condiciones en las que estés.

No debes prestar tanta atención al tiempo, sino a las señales que te dan las plantas. Observarlas como te dijimos anteriormente y sabrás si han cicatrizado o no.

Como solemos recomendar respecto sobre cuándo regar una suculenta, si te parece que los esquejes ya han cicatrizado, pero aún así, tienes dudas, espera un par de días más para plantarlas.

Suscríbete para recibir promociones y todas las novedades.
Únete a más de 35.000 amantes de las suculentas.

¡Ayúdanos y comparte!

Cicatrización de suculentas y cactus
Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on pinterest
Compartir en Pinterest
Share on whatsapp
Compartir por WhatsApp
Share on telegram
Compartir por Telegram
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIN
Share on email
Compartir por Email

Síguenos en:

También te recomendamos estos artículos:

12 comentarios en “Cicatrización de suculentas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

12 comentarios en “Cicatrización de suculentas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Don`t copy text!