Nadie está libre de sufrir o haber sufrido algún tipo de problema con sus plantas suculentas. Desde las personas que apenas se acaban de iniciar en el cuidado de las suculentas hasta las personas con conocimientos más avanzados.

Pese a que a lo largo de muchos de nuestros artículos hemos ido hablando de muchos de los problemas con los que nos podemos encontrar con nuestras suculentas, existen una serie de problemas que son muy comunes y, con el fin de facilitar su identificación, hemos decidido recopilar en un mismo artículo.

Descubrir que tus plantas tienen alguno de los problemas más comunes en suculentas es algo triste aunque, bajo nuestra experiencia, casi inevitable.

Por el lado positivo, es una fuente inagotable de aprendizaje para cada día aprender cómo cuidar mejor tus suculentas. Esperamos que, al menos, este artículo te sirva para saber cómo actuar ante cualquier eventualidad de este tipo y, por supuesto, te ayude a saber cómo tratar de prevenirlos.

A continuación, te vamos a hablar de, concretamente, 6 de los problemas más comunes en las suculentas.

Índice de contenidos

Los problemas más comunes en plantas suculentas

1. Exceso de riego

El exceso de riego en suculentas es, sin lugar a dudas, uno de los motivos más habituales por los que se mueren.

Existen algunos signos que nos sirven para reconocer que hemos regado demasiado la planta, por ejemplo:

  • las hojas se vuelvan amarillas y traslúcidas o transparentes;
  • se sienten húmedas o blandas al tacto;
  • o las hojas se desprendan con facilidad tras un leve contacto con éstas.

Te recomendamos que no te pierdas nuestro artículo sobre cómo identificar el exceso de riego donde hablamos sobre cómo solucionar este problema. Igualmente, aquí encontrarás más sobre por qué las hojas de las suculentas se vuelven amarillas.

Además, creemos que te van a ayudar y son de lectura más que recomendable nuestros artículos sobre cada cuánto regar suculentas, cuándo regar suculentas y cómo regar suculentas

2. Etiolación

Como ya hemos explicado en alguna ocasión la etiolación no es más que un mecanismo de respuesta de las suculentas a la falta de luz.

La forma más sencilla de entender la etiolación es si pensamos en la luz como el alimento de las plantas. Si una planta tiene suficiente luz estará bien nutrida y saludable. Pero, por el contrario, sin luz suficiente tendremos una planta desnutrida. En consecuencia es más débil y vulnerable a cualquier ataque de plagas, hongos o problemas con el riego.

Existen varias señales que nos pueden ayudar a detectar un proceso de etiolación en suculentas o crasas. Normalmente nos damos cuenta que una planta está etiolada porque está estirada y ha perdido su forma característica, pero hay varias señales previas que nos pueden ayudar a adelantarnos a la etiolación.

Te recomendamos que leas nuestro artículo sobre cómo arreglar suculentas estiradas donde podrás entender mucho mejor todo sobre las causas, señales y, por supuesto, soluciones a este problema.

3. Plagas

Cualquier persona que tenga suculentas sabe que las plagas son un auténtico quebradero de cabeza. 

Cochinilla algodonsa, pulgón, hormigas, babosas… Todas ellas tienen la mala costumbre de aparecer en el momento menos esperado y, si no son tratadas a tiempo, pueden causar una enorme escabechina.

Desde Atípicas te hemos hablado, en primer lugar, sobre cómo prevenir la aparición de plagas, así como varias recetas para eliminarlas una vez han aparecido. No solo eso sino que, además, hemos ido más al detalle como en nuestro artículo sobre cómo eliminar la cochinilla algodonosa en suculentas.

Te recomendamos que no te pierdas nuestro artículo sobre cómo eliminar plagas en suculentas. Allí tienes todas las respuestas que, probablemente, buscas.

4. Deshidratación

En el lado contrario del exceso de riego está la deshidratación o falta de riego. Es cierto que siempre aconsejamos no regar si tienes dudas sobre si debes hacerlo o no, pero existen determinadas señales que son indicadores inequívocos de que una suculenta necesita ser regada.

Hojas arrugadas y secas

Este es uno de los signos que suelen indicar la falta de agua en una suculenta.

Hojas blandas

El hecho de que las hojas no se sientan llenas o firmes, es decir, que estén blandas pueden ser señal tanto de exceso como de falta de riego. Por tanto, es necesario que atiendas al resto de síntomas que presente la suculenta para determinar si, realmente, se trata de deshidratación.

La forma de las rosetas

En especies de suculentas con forma de roseta, la deshidratación se hace notar porque la roseta tiende a cerrarse.

Para casos de deshidratación severos en los que el reinicio de riegos no es suficiente puedes probar la terapia de agua en suculentas.

5. Quemaduras

El exceso de exposición a luz solar trae como consecuencia otro problema, desgraciadamente, muy común en las suculentas: las quemaduras.

Hablamos en nuestro artículo sobre qué hacer después de comprar una suculenta de la importancia de adaptar a la planta no sólo en cuestiones relativas al riego sino, también, a la exposición solar.

Además, es muy importante saber cómo identificar suculentas para tener en cuenta las necesidades y requerimientos de cada una de tus especies.

Como truco final, te compartimos que alguna vez hemos utilizado el gel del Aloe vera para tratar las quemaduras en suculentas con bastante éxito.

Te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro artículo sobre cómo extraer y conservar el gel del Aloe vera.

6. Hongos

El exceso de humedad es una fuente de exposición a la aparición de hongos en suculentas.

Existen muchos tipos de hongos. Los hongos que aparecen en la superficie de las plantas son fáciles de detectar e, incluso, de tratar, pero existen algunos tipos de hongos que pueden causar pudriciones internas y plantear problemas más difíciles.

Para evitar la aparición de hongos en suculentas te recomendamos que tengas especial cuidado con el riego. El exceso de humedad favorece la aparición de hongos, así que debes seguir a rajatabla la recomendación de dejar secar el sustrato por completo entre riegos. También, te recomendamos evitar mojar el cuerpo de las suculentas ya que la acumulación de agua en la parte superior de las hojas puede causar hongos.

Los hongos en los tallos hojas de las suculentas suelen manifestarse como manchas marrones, grises y negras. Para eliminar hongos existen varios varios fungicidas comerciales o puedes intentar tratarlos con recetas casera. 

Recetas caseras para eliminar hongos:

Receta 1:
  • 3 tazas de agua
  • ⅓ taza de leche entera

Mezcla estos dos ingredientes en un atomizador o pulverizador y rocía las zonas afectadas con la mezcla. Debes repetir la aplicación varias veces hasta erradicar los hongos.

Receta 2:
  • 1 litro de agua
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de lavavajillas líquido.

Al igual que en la receta anterior, mezcla estos dos ingredientes en un atomizador o pulverizador y rocía las zonas afectadas con la mezcla. Repite la aplicación varias veces.

Otro problema común es la aparición de moho blanco en la superficie del sustrato, para eliminarlo, de nuevo, debes tener cuidado con el exceso de humedad. También de recomendamos espolvorear un poco de canela en polvo sobre el sustrato, la canela es un fungicida natural y se hará cargo del problema.

En nuestro artículo sobre cómo limpiar macetas de barro explicamos cómo prevenir, tratar y limpiar macetas afectadas por moho blanco.

No te pierdas estos artículos...

2 comentarios en «Problemas más comunes en suculentas»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Copyright | Atípicas Suculentas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad