Qué hacer después de comprar una suculenta

¿Has comprado una nueva suculenta? Te damos los mejores consejos y recomendaciones para saber qué hacer después de comprarlas.

Saber qué detalles tener en cuenta a la hora de comprar una planta suculenta es muy importante y no lo es menos saber qué hacer después de comprarla

En este artículo te vamos a explicar qué debes hacer después de comprar o adquirir alguna suculenta para que se adapte correctamente a tu hogar. Así crecerá hermosa, sana y la podrás multiplicar fácilmente.

Antes de empezar, te recomendamos que leas este par de artículos: “7 Ideas para ampliar tu colección de suculentas con poco dinero” y “consejos para comprar suculentas” donde encontrarás varios consejos para adquirir nuevas plantas y, además, gastando poco dinero.

A continuación te explicamos una a una todas las fases que, en Atípicas, seguimos con nuestras suculentas:

1. Reposo

Una vez lleves tus nuevas suculentas a casa, necesitarán unos días de reposo antes de manipularlas. Nosotros, normalmente, dejamos un tiempo de reposo que va desde 3 días hasta una semana.

Para ellas, pasar de un invernadero o tienda a tu casa supone un cambio grande. A veces puede ser un shock, deben acostumbrarse a nuevas condiciones de temperatura, humedad ambiental, iluminación, etc. Por ello es recomendable no regarlas o manipularlas inmediatamente después de llevarlas a casa. 

Coloca tus plantas en un lugar bien iluminado, aireado y templado. No las expongas a temperaturas extremas de calor o frío, ni a exposición solar directa, porque se pueden quemar.

No las pongas junto con tus otras plantas. Existe la posibilidad de que las nuevas plantas tengan plagas. Para evitar que una plaga se extienda a todas tus plantas, lo mejor es prevenir.

Finalmente, no las riegues durante esa primera semana. El motivo es que no sabes cuándo fueron regadas por última vez y que con las suculentas es mejor pecar por falta que por exceso de riego, así que lo mejor, en este caso, es no regar. Como habrás podido leer en varios de nuestros artículos las suculentas pueden soportar un poco de sequía, pero no el exceso de agua

Además, si ves que tus plantas vienen húmedas, debes dejarlas secar por completo el sustrato antes de trasplantar. 

2. Identifica

El tiempo de reposo del que hablábamos en el apartado anterior, es un momento perfecto para aprovechar a investigar el nombre de tus suculentas (en caso de que aún no lo conozcas). Puedes seguir nuestros consejos para identificar tus suculentas.

Conocer la especie sirve, entre otras cosas, para saber las necesidades específicas de cada suculenta. Después de identificar tendrás una idea más clara de cuánta luz y riego necesita la planta, qué sustrato es mejor para ella, cuál ubicación le conviene y cómo reproducirla.

Qué hacer después de comprar una suculenta

3. Trasplanta

Ahora sí, después de el tiempo de reposo y una vez hayas conseguido identificar tus plantas, para conocer sus necesidades específicas, debes trasplantar. Al hacerlo podrás examinar con detalle las suculentas y mejorar sus condiciones. El trasplante te permitirá:

Revisar la salud de las plantas: Aprovecha para examinar con detenimiento las suculentas. Mira bien los tallos y las hojas para asegurarte que no estén deshidratadas ni tienen signos de exceso de riego.

Si encuentras suculentas con señales de exceso de riego, como hojas amarillas, blandas o aguadas, debes sacarlas del sustrato y dejarlas durante un par de días en un papel absorbente para que se elimine el exceso de agua antes de plantarlas de nuevo.

Al trasplantar puedes observar las raíces, revisar que están sanas, que tengan buen tamaño y que no haya signos de pudrición.

Comprobar que no tengan plagas: Busca cualquier signo de plaga: hojas y tallos maltratados, cicatrices, bichos y huevos. Si encuentras alguno deberás poner tus nueva planta en cuarentena y tratarla antes de ponerla cerca de las demás, para evitar que se extienda la plaga.

Como medida preventiva nosotros fumigamos todas las nuevas plantas con soluciones caseras, como las que explicamos en este artículo: “Cómo eliminar la cochinilla algodonosa de tus suculentas”.

Desecha las hojas deshidratadas y secas. Entre estas se pueden esconder plagas y su descomposición puede dar lugar a hongos y pudrición. Asimismo, corta flores secas y tallos muy leñosos. Elimina el polvo o suciedad con ayuda de un soplador o pincel suave, teniendo cuidado de no eliminar la pruina.

Propagar: Dependiendo del tamaño, estado y especie de tus suculentas, puedes aprovechar la ocasión para multiplicar. Si la suculenta está saludable y tiene un buen tamaño será posible dividirla, separar hijuelos, o seleccionar algunos esquejes y hojas para reproducir

Cambiar la maceta: Usa una maceta que te guste y que consideres apropiada para tus suculentas. Asegúrate de que tengan un tamaño acorde a las plantas y que tenga orificios de drenaje (a menos que decidas hacer un terrario). Ten en cuenta también diseño, colores y materiales. 

Cambiar sustrato: Es recomendable cambiar el sustrato en el que viene la planta a uno de tu confianza.

Al hacer esto te aseguras de que no haya ninguna plaga entre el sustrato que, a la larga, pueda extenderse en otras de tus plantas. Usa un sustrato que funcione bien para las suculentas en tu ambiente.

Además, no es inusual que algunas suculentas sean vendidas en sustrato inadecuados para su crecimiento. Algunos viveros e invernaderos emplean sustratos ligeros y con componentes económicos que, a largo plazo, no son ideales para nuestras suculentas. Por ello, siempre recomendamos cambiar el sustrato en el que vienen por una mezcla de confianza, bien sea comprada o realizada en casa. Si quieres aprender más sobre sustrato lee este artículo: “Cómo hacer sustrato para suculentas”.

Poner acolchado: El acolchado no se usa únicamente por fines estéticos, en este artículo te explicamos los beneficios de poner una capa de “piedras” sobre el sustrato de tus suculentas. Elige el que más te guste y que consideres más apropiado para tus plantas.

Como siempre aconsejamos, no riegues tus suculentas el mismo día del trasplante. Esto es algo que hemos repetido una y otra vez en nuestros perfiles de Instagram o Facebook. Al trasplantar una suculenta podemos dañar las raíces mientras manipulamos la planta. Debemos esperar, al menos, un par de días tras el trasplante antes de iniciar riegos. Así dejamos que nuestras suculentas cicatricen y evitamos posibles problemas de pudrición.

4. Adapta

Después de trasplantar puedes iniciar los riegos y poner tus plantas en el lugar donde hayas decidido colocarlas de manera definitiva. Asegúrate de que la ubicación elegida cumpla con los requerimientos de tus plantas. Fíjate en la iluminación que tendrán, si recibirán lluvia o si tú controlarás los riegos, a qué temperaturas estarán expuestas, etc.

Si su “lugar definitivo” supone un cambio importante para la planta debes adaptarla. Asegúrate de que no sufran ningún cambio brusco. 

Introduce los cambio de a poco. Por ejemplo, si vas a pasar una suculenta de un cálido interior a frío exterior, sácala, primero, durante media hora; al día siguiente, durante una hora, y poco a poco ve incrementando el tiempo hasta que la dejes definitivamente en el exterior.

Otro ejemplo, si quieres adaptar sus suculentas a una mayor iluminación, aumenta el tiempo de exposición poco a poco. Media hora o una hora de aumento cada día es lo recomendable.

Es muy importante, fijarse en la reacción de tus plantas a los cambios. Ellas mismas te harán saber si les agrada el cambio o no. 

Para finalizar, te recomendamos tomar fotos de tus suculentas. Así tendrás un registro de cómo estaban al momento de llegar a tus manos y en el futuro podrás comprobar a través de las fotos cuánto han evolucionado y crecido. 

Si te ha gustado este artículo déjanos un comentario y comparte nuestra página web, síguenos en nuestras redes sociales y suscríbete a nuestra newsletter gratuita. Serás el primero o la primera en enterarte cada vez que publiquemos nuevos contenidos.

Suscríbete para recibir promociones y todas las novedades.
Únete a más de 40.000 amantes de las suculentas.

No te puedes perder esto...

4 comentarios en “Qué hacer después de comprar una suculenta”

  1. Hola Gracias por compartir tan buena informacion, ya que apenas estoy en el aprendizaje, estoy super enamorada de ellas, las quiero todas, pero hay que tener paciencia, tu pagina de atipicas esta super genial, Felicitaciones y estare atenta a obtener mucha información. Bendiciones

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No copies, ¡comparte! Trabajamos muy duro para crear contenidos. Si quieres compartirlo, pon el link del artículo en tus Redes Sociales. Gracias.