Esta es, quizás, la pregunta que recibimos con mayor frecuencia cada día en nuestros perfiles de Instagram y Facebook. En este artículo vamos a tratar de resolver una duda que no por frecuente resulta sencilla de aclarar.

Antes de empezar, ¿existe un número exacto de días entre riego y riego? La respuesta es no. A menudo, nos preguntan si se debe regar cada semana, cada 15 días o cada mes. No existe una frecuencia exacta.

El objetivo de este artículo es explicarte que 8 variables debes tener en cuenta para determinar cuál es la frecuencia de riego que debes aplicar sobre tus suculentas dependiendo de tus circunstancias y, más tarde, te vamos a compartir 6 consejos sobre riego que, estamos seguros, te van a ayudar a tener más claro aún cada cuánto tiempo debes regar tus plantas suculentas, crasas o cactus.

Antes de continuar, nos parece muy importante que entiendas que cada cual tiene sus propias circunstancias y no existe una regla exacta y común para todo el mundo. Aunque parezca extraño se podría dar el caso que dos vecinos puerta con puerta, en igualdad de condiciones climáticas no tengan que regar con la misma frecuencia por el simple hecho, por ejemplo, de utilizar un sustrato diferente.

Índice de contenidos

Cada cuánto se riegan las suculentas

Variables para saber cada cuánto se riega una suculenta

En primer lugar, vamos a hablarte de 8 variables que debes tener en cuenta para determinar cada cuánto debes regar tus suculentas. Son variables que determinan eso que llamamos circunstancias de cada persona.

1. El sustrato utilizado

Como siempre decimos: el sustrato es fundamental para que tu planta suculenta o cactus prospere. Plantar en tierra común o sustrato universal no es bueno para ellas. Las puedes matar muy fácilmente regando sin el sustrato apropiado. Es muy importante que sepas cómo debe ser el sustrato para suculentas.

Cuando tienes un sustrato apropiado, con una buena porosidad, que tiene aireación y drena bien, el riego no tiene por qué ser un problema. A menudo se dice que a las suculentas no les gusta el agua, lo cual es un mito urbano. No solo les gusta, les encanta, la necesitan. Si tienes un buen sustrato puedes regar en abundancia y tu planta lo agradecerá.

Los componentes del sustrato condicionan el riego. Si usas componentes que retengan humedad deberás regar menos frecuentemente. Y al contrario, si los componentes de tu sustrato hacen que se seque rápidamente deberás regar más seguido.

En función de tus preferencias puedes optar por comprar el sustrato ya preparado o preparar el tuyo propio con alguna de estas 7 recetas que te proponemos en Atípicas para hacer tu sustrato casero.

2. El clima de tu región

Dependiendo de la región en la que vivas, tu clima será distinto y, por tanto, deberás adaptarte a las condiciones en las que te encuentras.

Por otro lado, debes tener en cuenta que el clima también varía durante el año. En los hemisferios conviene cambiar la frecuencia del riego de acuerdo a las estaciones y en el trópico de acuerdo a la época de lluvias, sequías, fenómeno del niño, o de la niña, por ejemplo.

También está el microclima de tu casa o jardín. En casa tenemos que tener en cuenta que la calefacción, aire acondicionado, cristales o sistema de aislamiento y demas crean un clima especial que debes tener en cuenta.

3. La evaporación del agua

Cuando riegas parte del agua es retenida por el sustrato, otra parte es absorbida por la propia planta, además de la cantidad que se evapora. De nuevo, el sustrato y clima tienen que ver en este proceso.

En climas húmedos se evapora más lentamente que en secos. En fríos más lentamente que en cálidos. En la sombra más lentamente que en sol. Al sol, se evapora más rápidamente.

4. El uso de acolchado

Otro factor a tener en cuenta en relación a la evaporación es si tus plantas tienen acolchado o no. Es decir, si pones piedras o algún otro elemento sobre el sustrato.

Si es así y usas acolchado, la evaporación es más lenta. El sustrato permanece húmedo por más tiempo porque las piedras o lo que sea que uses impide que los rayos solares incidan directamente, con lo cual debes regar con menos frecuencia.

¿Sabes qué exactamente el acolchado? En este artículo te explicamos al detalle qué es y para qué sirve. También puedes consultar este enlace donde te explicamos cómo elegir el mejor acolchado para tus suculentas y cactus, además, de todos los beneficios que tiene su uso.

5. Las especies de tu colección

Los requerimientos de agua de cada especie son diferentes. Unas plantas necesitan más agua que otras y unas toleran mejor los excesos de riego que otras. Siempre es aconsejable que investigues un poco acerca de las plantas que tienes y cuáles son sus necesidades específicas. Así, a la hora de regar, sabrás qué es mejor para tu planta y cada cuánto, más o menos, conviene regarla.

En esta sección puedes consultar nuestros artículos sobre las características, cuidados y formas de reproducción de algunas especies de suculentas.

6. El contenedor o suelo donde se encuentran tus suculentas

Cuando riegas plantas en contenedores o macetas, el exceso de agua escapa por los orificios de drenaje; mientras que en las plantas que se encuentran directamente en el suelo ésta se expande en el terreno y es absorbida por las capas del suelo.

Así, las plantas en macetas y contenedores retienen por mayor tiempo la humedad que las plantadas en el suelo. Por tanto, debes regar con mayor frecuencia tus plantas suculentas que estén plantadas en suelo.

7. El tipo de maceta en la que se encuentra tu suculenta

En relación a los tipos de contenedores o macetas, dependiendo del material que sean retienen la humedad por mayor o menor tiempo. Por ejemplo, las macetas de plástico mantienen el sustrato más húmedo que las de terracota o barro.

Si usas contenedores sin orificios de drenaje como, por ejemplo, terrarios, deberás regar con poca frecuencia porque al no tener escape, el exceso de agua el sustrato dura un poco más de tiempo húmedo. Mientras que, por el contrario, las macetas y contenedores con orificios deben ser regadas más frecuentemente.

Elegir la maceta perfecta para tus suculentas o cactus es fundamental para que puedan crecer y desarrollarse sanas. Nosotros te recomendamos que dediques tiempo a pensar el tipo de maceta para suculentas que más te convenga según tus circunstancias.

8. Si tu suculenta se encuentra dentro o fuera de casa

Si tienes tus plantas en interior o exterior también es un factor que determina con qué frecuencia debes regar.

Si, por ejemplo, tienes plantas en ambos ambientes, algunas dentro de casa y otras en un jardín o terraza, tendrás que regarlas con una frecuencia diferente.

Una razón es, por ejemplo, porque en interiores, por lo general, se planta en contenedores que suelen retener la humedad por más tiempo, y la evaporación suele ser más lenta, a menos de que uses calefacción.

En exteriores el agua de riego se suele evaporar más rápidamente. Si tus plantas están expuestas a la lluvia también deberás tener esa variable en cuenta. Puede que la naturaleza las riegue solas o que necesites ayudar un poco a tus plantas de exterior para garantizar que se encuentren apropiadamente hidratadas.

Tener claro cuáles son los cuidados básicos para tus suculentas dentro de casa es un factor determinante para evitar posibles problemas que dañen la salud de tus plantas. 

Como ves, existen una gran cantidad de variables que debes tener en cuenta para determinar con qué frecuencia debes regar cada una de tus plantas suculentas. No existe una respuesta universal. Este artículo pretende dar respuesta a todas esas preguntas que, a menudo, nos hacéis llegar respecto a cuestiones relacionadas con la frecuencia de riego.

Consejos sobre riego de suculentas y cactus

A continuación, te vamos a compartir 6 consejos básicos sobre riego fruto de nuestra larga experiencia con suculentas que, aunque puedan parecer simples, muchas veces se ignoran y esto tiene consecuencias devastadoras para nuestras suculentas. Estamos seguros de que te van a ayudar mucho con tus plantas suculentas.

1. Deja secar el sustrato entre riego y riego

Nunca deberíamos regar si observamos que el sustrato aún está húmedo. Una de las causas de mayor mortalidad en las suculentas es el exceso de agua.

2. Comprueba el sustrato

En ocasiones, aunque veamos que la capa superior del sustrato está seca, en realidad puede no estarlo. Es importante comprobar correctamente este punto. Existen varios métodos para saber si el sustrato está totalmente seco o no, por ejemplo, introducir el dedo en el mismo sustrato, un palo de madera, palillo o palillo chino; o utilizar un medidor de humedad.

Comprobar el sustrato es una excelente manera de saber cuándo regar suculentas.

3. Si no sabes si debes regar, no riegues

A veces, tenemos dudas sobre si regar o no nuestras suculentas porque no estamos seguros o seguras de si es el momento de hacerlo. Un buen consejo, en este caso, es no hacerlo. Las suculentas son un tipo de plantas que toleran períodos de sequía de manera natural. En cambio, el exceso de agua, como antes comentábamos, es nefasto para ellas.

4. Escucha a tus plantas

Aprender a escuchar a tus plantas es una de las cosas más importantes que todo amante de las suculentas debería priorizar. Comprender cómo se comportan según cada situación es básico para cuidarlas y cultivarlas con éxito. Saber reconocer algunas señales de exceso (hojas amarillas o blandas) o falta de riego (hojas arrugadas o poco llenas) es muy útil para identificar qué cuidados necesitan nuestras suculentas.

5. Cada planta es única

Cuando añadimos una nueva suculenta a nuestra colección no lo hacemos en las mismas condiciones. Algunas veces, pese a que ya tengamos una determinada especie, puede que sus circunstancias no sean las mismas y, por tanto, debamos variar ligeramente la manera en la que la cuidamos: edad, tamaño, riego, sustrato, iluminación, recipiente, etc.

6. Riega cuando puedas

Es un consejo que aunque parezca obvio podría llegar a sorprenderte por la cantidad de personas que llevan a rajatabla determinados consejos que encuentran en páginas o vídeos sobre suculentas. Que una persona diga que unas suculentas deben regarse a una determinada hora, no es una regla exacta, pues como decíamos anteriormente, las circunstancias de cada cual son distintas, y en esas circunstancias, también está el hecho de que tú, por tus obligaciones, puedas o no regar a una hora determinada.

No te pierdas estos artículos...

6 comentarios en “Cada cuánto regar tus suculentas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Copyright | Atípicas Suculentas

Recibe gratis todas nuestras novedades