Cómo elegir el mejor acolchado para suculentas

¿Sabes cómo elegir el mejor acolchado para tus suculentas? Te descubrimos 4 trucos muy sencillos para acertar siempre con el acolchado para tus suculentas.

Elegir un acolchado adecuado para tus plantas suculentas es una cuestión que no debemos pasar por alto sin más. Ahora que ya sabemos qué es el acolchado, para qué sirve, qué materiales podemos utilizar, dónde los podemos conseguir y cuáles son los beneficios de usarlo, te vamos a contar 4 trucos muy sencillos para elegir el acolchado perfecto para tus suculentas.

Además, te contamos cómo ponerlo en tu maceta o recipiente.

Usos y trucos para elegir el mejor acolchado para suculentas

Algunos factores que deberás considerar a la hora de elegir tu acolchado son:

1. Decoración y estética

No podemos negar que este es un factor importante. Las suculentas son tan preciosas que se suelen usar como decoración de jardines y ambientes. El acolchado tiene más funciones que simplemente verse bien sobre el sustrato, pero hay formas de potenciar ese buen aspecto que aportan.

Puedes jugar con los materiales y colores. En exteriores puedes elegir colores que crean el ambiente que deseas, bien sea cálido, rústico, acogedor, o lo que tengas en mente.

En macetas puedes experimentar con colores, por ejemplo, hacer combinar o contrastar la maceta con el acolchado y la planta. También puedes combinar texturas y materiales o puedes elegir un tema que le dé unidad a toda tu colección de suculentas.

Cómo elegir el mejor acolchado para suculentas

2. Materiales

Debes decidir si usar materiales orgánicos o inorgánicos. Ten presente que, por ejemplo, los materiales orgánicos se irán descomponiendo lentamente y agregando nutrientes al sustrato, lo cual es una ventaja. Pero al descomponerse también tendrás que renovarlos cada cierto tiempo. Por el contrario, los materiales inorgánicos al no descomponerse tienen un periodo de vida útil más largo.

También ten en cuenta qué sería más beneficioso para tu sustrato y suculentas en relación a los materiales. ¿Quieres retener humedad? ¿aportar temperatura? ¿mantener un ambiente fresco? ¿tener aireación?

Considera también el peso del acolchado. Usar un acolchado demasiado ligero en suelos exteriores no es buena idea porque se lo puede llevar el viento y, usar un acolchado demasiado pesado en macetas que muevas por casa tampoco es muy buena idea.

3. Colores

La elección de colores es muy importante. Tiene que ver con el aspecto estético, con los materiales disponibles y con lo que aporta a tu sustrato. Ten en cuenta que:

Los colores oscuros:

  • absorben los rayos solares y la iluminación,
  • se calientan y
  • conservan la temperatura.

Por lo tanto, no conviene usar colores oscuros en ambientes demasiado cálidos porque esto puede provocar temperaturas que no son saludables para nuestras plantas. En un sustrato demasiado caliente las raíces se cuecen literalmente.

Los colores claros hacen lo opuesto. Usar colores claros es beneficioso para mantener el sustrato fresco y a menor temperatura que el ambiente. También reflejan los rayos solares y ese reflejo de luz puede ser aprovechado por las hojas bajas de las plantas para realizar fotosíntesis.

4. Precios

Este es otro factor importante, especialmente si tu colección es amplia o si necesitas gran cantidad de acolchado por la extensión de tu jardín. Usar materiales locales siempre suele ser más económico, así que te recomendamos investigar un poco las posibilidades de tu zona y tener en cuenta precios a la hora de elegir el material de tu acolchado.

Si compras grandes cantidades también suele ser más económico a que si compras pequeñas cantidades. Así que tal vez te convenga comprar una gran cantidad de un material específico y usarlo para acolchar toda tu colección de suculentas. Otra cosa que puedes hacer es ampliar componentes de tu sustrato.

Si realizas tu propia mezcla de sustrato y usas piedras como componentes, grava, rocas o piedras de río, por ejemplo, puedes emplear esos mismos materiales como cubierta del sustrato.

Descubre 7 recetas para hacer tu propio sustrato casero para suculentas

¿Cómo poner el acolchado?

Una vez decidido qué material vas a usar deberás extenderlo por toda la superficie de tu sustrato. El grosor de la capa de acolchado dependerá del material que elijas. En Atípicas nos aseguramos de que no supere los dos centímetros y que no quede nada del sustrato descubierto.

Generalmente, ponemos el acolchado después de plantar o trasplantar nuestras suculentas, pero cuando estamos haciendo un arreglo con esquejes sin raíces o plantando suculentas muy pequeñas preferimos poner el acolchado antes de ubicar nuestras plantas. Así es más cómodo, especialmente cuando usamos un acolchado de pequeñas piedras.

No te puedes perder esto...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No copies, ¡comparte! Trabajamos muy duro para crear contenidos. Si quieres compartirlo, pon el link del artículo en tus Redes Sociales. Gracias.