Cómo reproducir Sedum morganianum «burrito»

Aprende cómo reproducir Sedum morganianum "burrito". Te mostramos dos éxitos para reproducir con éxito esta especie de suculentas.
Cómo reproducir Sedum morganianum "burrito"

Hemos hablado acerca de las características y cuidados del Sedum morganianum o Sedum burrito y, como te decíamos, esta suculenta, además de ser muy fácil de cuidar, es muy fácil de reproducir.

En este artículo te vamos a enseñar dos formas muy fáciles de multiplicar o propagar esta hermosa especie. El Sedum morganianum o Sedum burrito se reproduce por hoja o por esqueje.

Aquí te dejamos una lista de los materiales con los que puedes trabajar para realizar la reproducción del Sedum morganianum “burrito”.

Materiales:

Desde Atípicas te recomendamos que te prepares con antelación a la reproducción. Como siempre aconsejamos, riega tus plantas un par de días antes de iniciar la propagación para que los esquejes, tanto de hoja como de tallo, tengan el tiempo suficiente de hidratarse y hacer reservas de agua entre sus tejidos. Así tendrán más energía para una reproducción exitosa. 

Reproducción por hoja

Para saber cómo reproducir Sedum morganianum “burrito” por hoja sigue los siguientes pasos:

1. Selecciona y separa las hojas

Selecciona hojas saludables y llenitas. Te recomendamos seleccionar hojas cercanas a la base, pero no las más antiguas porque tienen menos posibilidad de prosperar.

No tomes las hojas de las puntas porque son los nuevos crecimientos y lo mejor es que sigan creciendo. Además, si tomas estas hojas dañarás el aspecto de la planta.

Para separar las hojas simplemente debes tomar con una mano el tallo y con otra mover ligeramente de lado a lado cada una de las hojas. Esta especie en particular es muy fácil de separar, con un simple movimiento se puede hacer una separación limpia.

2. Deja cicatrizar

(Si no sabes cómo, aquí te lo explicamos paso a paso)

Coloca tus hojas sobre una superficie absorbente, puede ser papel periódico, cartón, papel de cocina o sustrato completamente seco. Ponlas en un lugar resguardado de la lluvia y  luminoso, pero sin luz solar directa.

En este tiempo las hojas no deben entrar en contacto con agua porque se pueden pudrir. Por ello es importante que no estén expuestas a las lluvias, que seas tú quien controle el riego. 

En cuanto a la iluminación, esta suculenta se puede quemar si se encuentra expuesta a luz solar directa. Además, mientras nace la nueva planta es importante que la hoja madre permanezca hidratada, por lo cual conviene protegerla de excesiva luz y temperaturas altas.

3. Espera a ver crecimiento

Terminado el proceso de cicatrización verás que empiezan a aparecer algunas raíces o mini suculentas en cada hoja. Un nuevo bebé empezará a crecer por el extremo de la hoja que estuvo unido al tallo.

Este proceso puede tomar desde unos días a unas semanas. Espera pacientemente cuidando tus hojas y asegurándote de que no entren en contacto con agua.

4. Pasa a sustrato e inicia riegos

Una vez las hojas tienen raíces las puedes pasar a sustrato e iniciar riegos regulares.

Toma una maceta o contenedor no muy profundo con orificios de drenaje y llénalo con sustrato apto para suculentas. 

Un paso opcional que es altamente beneficioso es poner como acolchado una capa fina de grava o perlita sobre el sustrato.

Ubica tus hojas acostadas sobre esto y riegalas cada vez que se seque el sustrato por completo. Puedes para esto emplear una rociadora o regadera.

5. Trasplanta

Con el tiempo verás que las suculentas bebés se alimentan de la hoja madre. Los bebés crecerán mientras que, de manera simultánea, la hoja madre estará cada vez más débil hasta que se seque del todo y se desprenda.

Continua los riegos hasta que los sedum bebés tengan un tamaño cercano a los dos centímetros. 

Una vez tengan ese tamaño puedes trasplantarlos a otras macetas. Ten cuidado al manipularlas porque pierden las hojas fácilmente al contacto, usa pinzas y tócalas lo menos posible.

Lo recomendable es plantarlas en macetas que no sean muy profundas y que tengan orificios de drenaje. Planta varios bebés juntos porque cuando están en grupo crecen mejor.

Teniendo en cuenta que cada hoja de este sedum es muy pequeña, todo el proceso puede tardar varios meses. Si quieres reproducir de una forma más rápida te recomendamos que lo hagas por esquejes de tallo.

Reproducción por esquejes de tallo

Ahora te contamos paso a paso cómo reproducir Sedum morganianum “burrito” por esquejes de tallo:

1. Selecciona esquejes

Elige esquejes de más de 5 centímetros de largo. Deben tener buen aspecto, buen color, sin manchas amarillas, marrones o negras y que, en general, se se vean saludables y con las hojas bien hidratadas.

2. Desinfecta las herramientas

Desinfecta tus tijeras o cutter con alcohol. (Nosotros utilizamos estas tijeras).

3. Separa los esquejes

Corta el tallo de tu sedum a la altura deseada.

4. Retira hojas

Retira las hojas de la parte más baja de cada tallo. Debes dejar unos dos centímetros de tallo pelado. Esto se hace para dejar espacio para nuevas raíces y para eliminar la posibilidad de pudrición de las hojas.

No deseches esas hojas, las puedes aprovechar también para reproducirlas siguiendo todos los pasos que te explicamos antes. O, simplemente, puedes esparcirlas sobre la maceta de la planta madre y, con un poco de suerte, se multiplicarán de manera natural.

5. Deja cicatrizar

Coloca tus esquejes sobre una superficie absorbente, en un lugar luminoso y protegidos de la lluvia. 

Espera una semana hasta que el corte principal cicatrice, al igual que las pequeñas heridas realizadas al retirar las hojas.

6. Planta los esquejes

Después de dejar cicatrizar tus esquejes por al menos una semana los puedes plantar. Prepara una maceta o contenedor con sustrato especial para suculentas.

Pon una capa fina de grava sobre el sustrato. Esto se llama acolchado y usarlo tiene muchísimos beneficios. Hemos hablado sobre ellos en este artículo.

Clava tus esquejes atravesando la capa de grava y llegando al sustrato. La parte desnuda del tallo debe quedar enterrada y todas las hojas deben quedar sobre la superficie.

Si tu esqueje es muy largo pesará mucho y puede que le cueste sostenerse en su lugar. Si este es el caso puedes usar un alambre, clip o palito para fijarlo en su sitio.

7. Inicia riegos y cuida tus nuevas plantas

Dos días después de plantar tus esquejes puedes iniciar los riegos. 

Debes regar abundantemente cada vez que el sustrato se seque por completo. Con el paso de los días los esquejes echarán raíces y serán nuevas plantas independientes.

Recuerda que al Sedum burrito le gusta estar en lugares muy luminosos, pero sin luz solar directa. Puedes ponerlos en interiores y en exteriores a la sombra de un árbol o donde reciban sombra cuando el sol es más fuerte.

Esperamos que te haya gustado este artículo y que, ahora que ya sabes cómo reproducir Sedum morganianum “burrito” te animes a hacerlo y nos cuentes los resultados en los comentarios y en nuestras redes sociales.

Suscríbete para recibir promociones y todas las novedades.
Únete a más de 35.000 amantes de las suculentas.

¡Ayúdanos y comparte!

Cómo reproducir Sedum morganianum
Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on pinterest
Compartir en Pinterest
Share on whatsapp
Compartir por WhatsApp
Share on telegram
Compartir por Telegram
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIN
Share on email
Compartir por Email

Síguenos en:

También te recomendamos estos artículos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No copies, ¡comparte! Trabajamos muy duro para crear contenidos. Si quieres compartirlo, pon el link del artículo en tus Redes Sociales. Gracias.