Cómo cuidar un kokedama de suculentas

Descubre todas las recomendaciones y consejos sobre cuidados que debes tener en cuenta para mantener tu kokedama por muchos años.

En nuestro anterior artículo te enseñamos cómo realizar un kokedama de suculentas paso a paso. En esta ocasión te vamos a explicar cómo cuidarlo para que te dure muchos años.

Lo primero que debes saber es que los cuidados dependen de la especie suculenta en tu kokedama. Por eso siempre recomendamos identificar tus suculentas, así tienes una idea clara de sus necesidades. 

Después de identificar tu suculenta debes colocar el kokedama en un lugar que cumpla con los requisitos de la especie. Que reciba la iluminación necesaria y que se encuentre a gusto con la temperatura ambiental.

¿Cada cuánto tiempo debo regar mi kokedama?

Esta es una pregunta que recibimos muy frecuentemente en Instagram. Como siempre decimos, la frecuencia del riego dependerá de tus condiciones ambientales particulares. Te enseñaremos tres trucos para saber cuándo es momento de regar un kokedama de suculentas:

1. Comprueba el sustrato: Al igual que con otras suculentas es recomendable regar solamente cuando el sustrato se encuentre completamente seco. Puede que tu kokedama esté seco en el exterior, pero que conserve humedad en el interior.

Puedes tomar un palillo de madera o mondadientes y pinchar el kokedama hasta el centro. Si el palillo sale seco es un buen momento para regar y si, por el contrario, sale húmedo y con restos de sustrato no se debe regar.

2. Siente el peso: Tu kokedama es como una esponja que retiene agua. Entre más pesado esté, más agua tiene. Y a la inversa, entre más ligero esté, menos agua contiene.

Puedes tomar el kokedama en tus manos y sentir su peso. Si lo sientes muy ligero es porque probablemente ya es momento de regar.

3. Observa tu suculenta: El aspecto de tu suculenta también te dice si es momento de regar. Si notas la planta menos llena, suave al tacto y arrugada es porque necesita más agua.

Estas señales indican deshidratación y, por tanto, que tu suculenta necesita riego. 

Ahora que sabes cuándo regar, vamos a explicarte cómo debes regar tu kokedama.

Cómo cuidar un kokedama de suculentas

¿Cómo regar un kokedama?

¡Regar un kokedama es muy sencillo y puedes regar varios a la vez!

Toma un recipiente e introduce tu kokedama (o kokedamas). Agrega agua hasta que cubra la mitad de la bola y deja reposar por 15 minutos.

Durante este tiempo el kokedama absorberá el agua que necesite. Notarás que del kokedama escapan algunas burbujas y que el nivel del agua bajará. 

Si durante los 15 minutos el nivel de agua baja demasiado puedes agregar un poco más de agua, pero no permitas que el kokedama empiece a flotar.

Una vez acabe el tiempo puedes sacar tu kokedama y dejarlo escurrir ¡Eso es todo!

Un tip: Entre riegos te aconsejamos pulverizar agua sobre el musgo del kokedama. Esto no es un riego para la suculenta, pero sí para el musgo. Así el musgo conservará su color verde.

Fertiliza tu kokedama

Con el tiempo tu suculenta consumirá todos los nutrientes del sustrato, por lo cual se debe fertilizar el kokedama. El proceso es muy sencillo y alargará la vida del kokedama.

Te recomendamos fertilizar al menos una vez al año, preferiblemente al inicio de la época de crecimiento activo (generalmente durante la primavera) y durante la floración.

Para aportar nutrientes a tu kokedama simplemente debes disolver el fertilizante de tu preferencia en el agua de riego.

Disuelve un fertilizante líquido en la proporción recomendada por el fabricante e introduce tu kokedama en la solución durante 15 minutos. 

Si te ha gustado este post, comparte y síguenos en redes sociales.

No te puedes perder esto...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No copies, ¡comparte! Trabajamos muy duro para crear contenidos. Si quieres compartirlo, pon el link del artículo en tus Redes Sociales. Gracias.