En nuestro artículo sobre cómo arreglar suculentas estiradas explicamos el motivo por el cual éstas se estiran y pierden su forma es la etiolación. También te explicamos cuáles son las señales de etiolación en suculenta cómo evitarla y curarla. 

A partir de aquel artículo recibimos muchas preguntas sobre la etiolación en el caso específico de los cactus porque, puesto que este tipo de suculentas tiene una morfología particular, puede ser más difícil identificar los signos tempranos de etiolación, así como corregir el crecimiento anormal causado por la ausencia prolongada de luz.

El objetivo de este artículo es contarte todo lo que necesitas saber sobre la etiolación en cactus: qué es, qué la causa, cómo prevenirla, cuáles son las señales de etiolación y, finalmente, cómo “arreglar” o “corregir” un cactus etiolado.

Índice de contenidos

Qué es la etiolación en cactus

Básicamente, la etiolación se produce por la ausencia de luz. La etiolación es una adaptación de las plantas, es un mecanismo de respuesta y una estrategia de supervivencia ante condiciones de iluminación insuficiente. 

Cuando un cactus no recibe suficiente luz intenta crecer en búsqueda de mayor iluminación lo que causa un crecimiento anormal que suele ser más delgado o inclinado, con lo cual pierde su forma “natural”. Más adelante en este artículo encontrarás todas las señales de etiolación en cactus.

Si bien la etiolación no es en sí misma mortal, debe tratarse a tiempo no solo por el aspecto estético, sino principalmente por la salud de la planta. La escasez de iluminación prolongada debilita los cactus y los hace más susceptibles a otros problemas más comunes en suculentas y cactus.

Causas de la etiolación en cactus

Como te explicamos anteriormente, la etiolación es causada, fundamentalmente, por iluminación insuficiente. No obstante, existen otros puntos que debes tener en cuenta y que te explicamos a continuación.

Falta de iluminación en interiores

Los cactus son, en su mayoría, plantas con altos requerimientos de iluminación. Por ello, es normal que cuando son cultivados en interiores se etiolen. Al no recibir suficiente luz los cactus empiezan a estirarse en búsqueda de mejores condiciones y, de esta manera, pierden su forma natural.

Por tanto, es importante, antes de tener suculentas o cactus en interiores, conocer cuáles son sus requerimientos de iluminación y así brindarles una ubicación con acceso a luz suficiente.

Iluminación desde una sola dirección

No solo importa la cantidad de luz sino, también, la dirección de la iluminación ya que, cuando solo hay un punto de luz, el cactus intentará inclinarse hacia ese lugar. Por ejemplo, cuando un cactus se ubica cerca de una ventana este se estirará hacia ella para recibir más luz. Para que esto no suceda hay girar periódicamente las plantas. 

Si tienes cactus cerca de ventanas rota las macetas sobre su propio eje cada cierto tiempo. Por ejemplo, los puedes girar un poco cada vez que los riegues. Así no se inclinarán hacia la fuente de luz y conservarán su forma.

Falta de hibernación

La etiolación también es un problema común cuando los cactus no tienen un periodo de hibernación o letargo. Generalmente, aunque no siempre, los cactus hibernan durante el invierno, cuando la duración del día es más corta y, por tanto, hay menos iluminación y las temperaturas son más bajas.

Si los cactus no entran en periodo de letargo intentarán seguir creciendo en esta situación poco favorable y sufrirán de etiolación. Por ello, es importante respetar el periodo de letargo e, incluso, forzar a los cactus a que hibernen. 

Para inducir la hibernación debes:

  • Evitar fertilizar tus cactus.
  • Exponer tus cactus a temperaturas bajas.
  • Disminuir el riego considerablemente.

Por ejemplo, en Atípicas nos encontramos en el hemisferio norte, así que desde octubre y noviembre, cuando empiezan a bajar las temperaturas, iniciamos estos cambios para inducir a los cactus la hibernación. De hecho, algunas especies de cactus no reciben nada de riego desde diciembre hasta marzo o abril.

Señales de etiolación en cactus

Cuando hablamos de los signos de etiolación en suculentas mencionábamos las hojas apuntando hacia abajo, aumento del espacio entre hojas, raíces aéreas, etc. Teniendo en cuenta la anatomía particular de los cactus y que estos carecen de hojas, estas señales no aplican para identificar la etiolación en cactus.

Es por ello que la etiolación en cactus puede llegar a ser más difícil de identificar que en otro tipo de suculentas, especialmente en una etapa temprana. A continuación, te vamos a explicar con detalle 8 señales inequívocas de etiolación en cactus que te ayudarán a identificarla sin problema.

1. Pérdida de color

Esta es una de las señalas tempranas de etiolación. Debido a la ausencia de iluminación los cactus no pueden formar eficientemente clorofila, sustancia responsable de la pigmentación verde y que es clave para realizar la fotosintesis. Así que los cactus que no reciben suficiente iluminación tienen un color verde más pálido e, incluso, blanquecino o amarillento.

2. Inclinación hacia un costado

Esta también suele ser una señal temprana de etiolación. Si un cactus se inclina hacia la fuente de luz es porque necesita mayor iluminación. Como te contamos anteriormente, si la iluminación viene desde una sola dirección es necesario girar regularmente la planta para que reciba luz en todo su cuerpo y no se incline hacia un constado.

3. Crecimiento en forma de punta

Varias especies de cactus tienen una forma redondeada en la base pero, cuando sufren de etiolación esa forma de crecimiento se altera y, en lugar de ser redondeada, crece en forma de punta e, incluso, piramidal.

4. Crecimiento muy rápido y delgado

Como te explicamos al inicio, la etiolación es una adaptación y estrategia de supervivencia ante la escasez de luz. Los cactus, al detectar que no reciben suficiente iluminación, intentan crecer de manera rápida para alcanzar la luz. Pero este crecimiento no es normal, al ser tan apresurado el cactus intenta alargarse lo más rápido posible hacia la fuente lumínica y el resultado de esto es un crecimiento más delgado o estrecho.

5. Segmentos alargados y delgados

En las especies de cactus que crecen en segmentos como, por ejemplo, las Opuntias o algunos cactus de jungla, la etiolación se manifiesta porque los segmentos crecen más delgados o pequeños. Y si la etiolación está en un grado avanzado parece incluso que el segmento sería incapaz de sostener nuevo crecimiento.

6. Malformaciones en las espinas

Otra señal de etiolación en cactus es que las espinas crecen con más espacio entre ellas. Pueden llegar a ser más cortas, finas o delgadas e,  incluso, pueden ausentarse por completo.

7. Ausencia de floración

La falta de floración también es una señal de etiolación, de mala iluminación y de una inadecuada hibernación. La floración requiere bastante energía por parte de los cactus y, por ello, los cactus necesitan una adecuada iluminación para florecer.

Es necesario aclarar que la ausencia de floración no significa necesariamente que exista un problema de iluminación o que se trate de etiolación. Es normal que plantas jóvenes no presenten floración, pero lo que no es normal es que una planta madura con riego adecuado y nutrientes no florezca en años.

8. Aspecto débil y quebradizo

En general, los cactus etiolados tienen un aspecto débil, quebradizo y enfermizo. Además, si un cactus está expuesto a condiciones lumínicas deficientes y después recibe la correcta iluminación, va a tener un crecimiento normal, después más delgado y nuevamente normal. 

Esta es la razón por la que algunos cactus presentan una forma curva, de guitarra o de zigzag. Esto no es normal y es la evidencia de que el cactus ha vivido periodos de etiolación.

Cómo prevenir la etiolación en cactus

Teniendo en cuenta que la etiolación en cactus está causada por una iluminación insuficiente, lógicamente, la manera de prevenirla es ofrecer una iluminación adecuada para el cactus. Desde Atípicas Suculentas te recomendamos varias cuestiones que te ayudarán a prevenir la etiolación en cactus.

1. Conocer la especie

Debes Identificar las especies para conocer sus requerimientos y, a la vez, reconocer las condiciones lumínicas de tu hogar o del lugar donde estarán los cactus. Así puedes garantizar que los cactus reciben suficiente iluminación y no presentarán etiolación.

No te pierdas nuestro artículo sobre identificación de suculentas.

2. Prestar atención a las señales

Debes fijarte en el aspecto de tu cactus para detectar las señales iniciales de etiolación y corregir el problema a tiempo. Observa constantemente tus plantas y actúa si notas alguna señal de alarma.

3. Inducir y respetar la hibernación

Incentiva el periodo de hibernación o reposo cuando es debido y respétalo. No fertilices durante el letargo ni riegues frecuentemente durante esta época.

Cómo “arreglar” un cactus etiolado

Lamentablemente el crecimiento anormal causado por la etiolación no es reversible. Por eso, como te comentamos anteriormente, un cactus puede llegar a tener forma de reloj de arena evidenciando que ha tenido etapas de crecimiento adecuado y otras de etiolación.

Lo que sí puedes hacer para “arreglar” un cactus es seguir nuestros consejos o recomendaciones.

1. Brindar una iluminación adecuada

Mueve tu cactus a un lugar donde reciba más luz. Ten presente que el cambio debe ser gradual, ya que si pasas un cactus de poca iluminación a mucha iluminación lo más probable es que sufra quemaduras solares.

Te recomendamos realizar un cambio paulatino. Por ejemplo, aumentando media hora la exposición solar cada día hasta que el cactus se adapte a la nueva condición lumínica.

2. Induce la hibernación

Si observas etiolación cuando el cactus debería estar en estado de reposo induce la hibernación. Para esto debes: 

  • reducir significativamente la frecuencia de riego, 
  • no fertilizar y 
  • exponer tus cactus a temperaturas bajas.

3. Poda tu cactus

Si notas que tu cactus no va a ser capaz de recuperarse de la etiolación, si el crecimiento etiolado se ve excesivamente débil e incapaz de sostener más crecimiento encima, probablemente la mejor solución es podar tu cactus.

Para saber cómo podar un cactus no tienes más que cortar la parte de crecimiento anormal. Eso incentivará al cactus a producir uno o dos hijuelos después del corte. Aquellos esquejes cortados también los puedes aprovechar para reproducir. Enraíza y con los cuidados necesarios pueden llegar a ser plantas saludables.

Aquí te explicamos cómo reproducir suculentas por esquejes y cómo reproducir en agua.

El paso a paso es prácticamente igual que en el caso de la decapitación de suculentas. Si quieres saber más sobre este proceso te recomendamos nuestro artículo sobre cómo decapitar suculentas.

No te pierdas estos artículos...

2 comentarios en «Etiolación en cactus»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Copyright | Atípicas Suculentas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad