Saber cómo cuidar suculentas en invierno es una de las cuestiones más valiosas que puedes aprender. Más aún si en la región en la que vives, el cambio de estaciones varía excesivamente las condiciones en las que tienes tus plantas.

Cuidar suculentas en invierno no se reduce a protegerlas con un plástico sino que existen una serie de factores o variables que debes tener en cuenta para darles una buena calidad de vida.

A lo largo de este artículo te compartimos todos elementos fundamentales para cultivar y cuidar adecuadamente tus suculentas en invierno. Afrontar la llegada del frío con un poco de preparación previa y anticipación pueden marcar la diferencia.

Por eso, te recomendamos que, antes de nada, tengas siempre presente que es muy importante:

  1. Conocer tus suculentas.
  2. Conocer el ambiente de tu región.

No te pierdas nuestro artículo sobre cómo identificar suculentas.

Índice de contenidos

Las suculentas en invierno

Para que aprendas a cuidar tus suculentas durante el invierno te vamos a explicar algunas diferencias básicas entre especies suculentas. Como ya debes saber, las suculentas son plantas que se caracterizan por realizar reservas de agua en alguno de sus órganos y existen miles de especies.

Entre esas miles de especies de suculentas la mayoría son nativas de zonas desérticas, áridas y con temperaturas altas. Pero no todas, pues también hay suculentas nativas de ambientes húmedos y fríos que pueden soportar temperaturas inferiores a los 0ºC.

De manera que, podemos dividir las especies suculentas en dos grandes grupos: 

  • No resistentes al frío (suculentas delicadas o tiernas): Son especies que no toleran  estar expuestas a bajas temperaturas, heladas, ni estar en contacto con la nieve.
  • Resistentes al frío (suculentas duras): Son especies que toleran las temperaturas más bajas e, incluso, las heladas.
Cada especie tiene un mínimo de temperatura que soporta, así que debes identificar tus suculentas e investigar cuál es su tolerancia a las bajas temperaturas.

Además de esto, también debes saber que en el ciclo de crecimiento de las suculentas se presentan periodos de crecimiento activo y periodos de inactividad, también llamados latencia, reposo o hibernación

La mayoría de las especies suculentas tienen un crecimiento activo durante los meses de verano y reposan durante el invierno. De nuevo, no todas pues hay especies suculentas que, al contrario, reposan durante el verano y tienen el crecimiento activo durante el invierno.

Peso a que esto pueda parecer algo poco relevante, es realmente importante saberlo porque durante el periodo de reposo la planta está, precisamente, reposando. Esto significa que, entre otras cosas, no necesita casi riego porque no está creciendo, no necesita fertilización y no debe ser manipulada. Por esta razón, hay suculentas que (especialmente cactáceas) que pueden pasar el invierno con el riego bajo mínimos o, incluso, sin absolutamente nada de riego.

De modo que, como te recomendábamos anteriormente, es importante:

  1. Identificar las especies suculentas de tu colección.
  2. Determinar su resistencia a las bajas temperaturas.
  3. Conocer si reposan durante el invierno.

Con el objetivo de organizarte mejor puedes llevar un registro de las especies de tu colección y categorizarlas en función de la resistencia al frío. De esta manera podrás saber exactamente qué plantas debes tener en interior y cuáles en exterior.

En el caso de que no sepas cuáles son los nombres de las especies de tus suculentas te invitamos a que te unas a nuestro grupo de Facebook donde puedes poner fotografías para que, entre todos y todas, podamos identificarlas.

Problemas de las suculentas en invierno

Los problemas de las suculentas en el invierno se presentan por una combinación de varios factores: humedad, temperaturas bajas y heladas. En invierno las suculentas son más propensas a sufrir pudrición por exceso de humedad y hongos, quemaduras por frío, heridas por granizo o lluvias fuertes, etc. 

Sin embargo, el peor daño que sufren las suculentas en invierno a causa de las temperaturas heladas es en sus tejidos.

¿Cómo sucede esto?

Las suculentas almacenan agua en sus órganos (hojas, tallos, troncos y raíces). Esa agua, al congelarse se dilata rompiendo así las membranas celulares y los tejidos de la suculenta.

Como resultado la planta adquiere un aspecto similar a cuando es regada en exceso, con hojas y tallos blandos, amarillos y traslúcidos. Revertir este daño es muy difícil, así que lo mejor es prevenir y no exponer tus suculentas más delicadas a temperaturas que no puedan soportar.

Factores que debes tener en cuenta con tus suculentas en invierno

Para cuidar adecuadamente tus suculentas durante el invierno también debes conocer cómo es el invierno al que te vas a enfrentar y cuándo tiene lugar. Aunque pueda parecer una obviedad, decimos esto porque sabemos que en Atípicas Suculentas nos leen personas de todas partes del mundo y el invierno no es igual en cada lugar, así que debes conocer las particularidades del tuyo.

El invierno es la época más fría del año, caracterizada por temperaturas baja y disminución de luz solar. Esta estación inicia con el solsticio de invierno y termina en el equinoccio de primavera. Dependiendo del hemisferio en el que nos encontremos tiene lugar entre unos meses u otros:

  • Hemisferio norte: entre diciembre y febrero.
  • Hemisferio sur: entre junio y agosto.

En la zona ecuatorial, donde no hay 4 estaciones, el invierno se vive como una temporada de lluvias intensas. Si bien las temperaturas no bajan tanto como en los hemisferios, se presentan alteraciones en la temperatura, en la humedad ambiental y, también, puede llevar asociada consigo una disminución de la cantidad de luz.

Así que, como el invierno no significa lo mismo en todas las partes del mundo, infórmate e identifica las características del invierno en tu región para así saber cómo proteger mejor tus suculentas. 

Conocer esto es muy fácil. Puedes realizar una búsqueda rápida en Google o revisar la aplicación del clima de tu teléfono móvil. Allí puedes encontrar datos sobre la humedad ambiental, conocer cuál es la temperatura más baja, saber si hay lluvias fuertes, granizadas, nevadas, tormentas, temporales, etc.

Cuidados generales de suculentas en invierno

Cómo regar suculentas en invierno

Disminuye gradualmente la frecuencia de riego. Desde el otoño debes empezar a espaciar el tiempo entre riegos. Ten presente que con las bajas temperaturas y falta de iluminación el sustrato tardará más tiempo del habitual en secarse.

Te recomendamos que sigas el método del que te hablamos en nuestro artículo sobre  cómo regar suculentas, que consiste en dejar que el sustrato seque por completo antes de regar de nuevo. 

Como truco, puedes dejar pasar unos días más antes de regar para acostumbrar a tus suculentas a las nuevas condiciones y estimularlas e entrar en hibernación. 

En algunos ambientes en los que la humedad en invierno es muy alta, el simple rocío puede llegar a ser suficiente para mantener hidratadas las suculentas y, por tanto, no haría falta regar.

También ten en cuenta que las suculentas que se encuentran en la etapa de crecimiento activo durante el invierno como, por ejemplo, las Aeoniums, necesitan más riego que aquellas que están hibernando. No obstante, debes igualmente tener cuidado de no excederte.

Iluminación de las suculentas en invierno

Con la llegada del invierno disminuye la duración del día y hay menos horas de luz natural disponible para nuestras plantas. Ellas necesitan la mayor cantidad de iluminación posible, así que considera cambiar la posición de tus suculentas situándolas en espacios más luminosos. Identifica los lugares más luminosos de tu hogar o jardín y mueve allí tus suculentas.

¿Se debe fertilizar suculentas en invierno?

No. Durante esta época tus suculentas no necesitan fertilizante y, de hecho, fertilizar puede ser perjudicial. La mayoría de tus suculentas estarán hibernando y no necesitan más nutrientes. Además, fertilizar puede alterar su reposo y provocar un crecimiento anormal o, en ocasiones, quemaduras por exceso de nutrientes.

Las plagas en suculentas durante el invierno

La humedad facilita la propagación de plagas. Por ello, te recomendamos revisar regularmente tus suculentas para retirar hojas secas donde se pueden esconder insectos y comprobar que no hay señales de plagas.

Te recomendamos que no te pierdas nuestro artículo sobre cómo eliminar plagas en suculentas.

Cómo cuidar suculentas en exteriores en época de frío

Algunas suculentas pueden pasar todo el invierno en el exterior. Depende de la especie suculenta, de su nivel de tolerancia al frío o del clima de tu región.

Dicho esto, no está de más tomar ciertas precauciones para cuidar suculentas en el exterior durante el invierno. La idea no es solo que sobrevivan, sino que permanezcan sanas y bien cuidadas.

A continuación, te compartimos tres consejos o recomendaciones que te ayudarán a conseguirlo:

1. Disminuye la frecuencia y cantidad de riego

Como ya te explicamos, durante el invierno debes reducir considerablemente el riego. En exteriores, las suculentas también aprovecharán la humedad ambiental y, por ello, no tendrás que regarlas seguido.

2. Coloca tus suculentas bajo techo y en un lugar iluminado

Es muy recomendable mover tus suculentas y ponerlas bajo techo por varios motivos:

En primer lugar, y unido al punto anterior, al ponerlas bajo techo eras tú quien controla el riego. Si las dejas a la intemperie seguirán mojandose con cada lluvia.

En segundo lugar, las lluvias fuertes y el granizo también pueden lastimar las suculentas. Estas heridas, además de dañar su aspecto, las pueden hacer más susceptibles a otro tipo de problemas.

Además de estar protegidas de la lluvia, deben estar en un lugar con excelente iluminación.

3. Protege tus suculentas de las heladas y el viento

También hay que proteger las suculentas de las bajas temperaturas, heladas y fuertes vientos. 

Puedes considerar la opción de tener un pequeño invernadero en tu jardín o terraza para resguardar tus suculentas del frío. 

También puedes usar bidones o botellas plásticas como mini invernaderos. 

Para ello tan sólo debes cortar un extremo base de la botella o bidón y ponerlo sobre la suculenta, de manera que el plástico quede protegiendo la planta.

Incluso, en suculentas plantadas directamente sobre el suelo, puedes, por ejemplo, usar un plástico transparente para protegerlas durante la época más fría.

Los vientos fuertes de tormentas y temporales típicos de la época invernal también pueden causar daños en las suculentas. Si tienes suculentas en estanterías, jardineras de balcón o jardineras colgantes, asegúrate de sujetarlas bien porque el viento las puede tumbar y hacer destrozos.

Cómo cuidar suculentas en interiores en época de frío

Todas esas suculentas delicadas que no puedan soportar el clima invernal deberían estar dentro de casa durante este período. 

Es importante tener en cuenta que el traslado a interiores se debe hacer durante el otoño, antes de que inicie el invierno. 

La explicación a esto es que es recomendable que experimenten el cambio gradual de temperaturas que se da durante el otoño. Además durante esta época se estresan y muestran sus mejores colores. Si quieres aprender más sobre el estrés en suculentas te invitamos a que leas nuestro artículo sobre el cambio de color en suculentas.

Sin embargo, no esperes hasta que llegue el invierno como tal para refugiarlas. Conviene que monitorees la temperatura usando la aplicación de clima de tu teléfono. Cuando la temperatura baje de los 5ºC es momento de refugiar las plantas.

Precauciones antes de llevar las suculentas al interior de casa

Antes de llevar tus suculentas directamente del jardín al interior de tu casa te recomendamos:

  • Asegurarte de usar un sustrato adecuado. Debes usar un sustrato que drene rápido, más aún en interiores. No te pierdas nuestro artículo para saber cómo hacer sustrato para suculentas.
  • Realizar un último riego generoso. En espacios cerrados el riego es más moderado, hay menos aireación y el agua tarda más tiempo en evaporarse, así que unos días antes de meter tus suculentas en casa dales un último riego profundo. Ellas lo apreciarán.
  • Limpiar las macetas. Las macetas suelen acumular suciedad que seguramente no querrás llevar al interior de tu hogar. Además, las macetas porosas como las de terracota, barro o cemento, acumulan residuos del riego y en su exterior se puede formar moho. Puedes revisar nuestro artículo para saber cómo limpiar macetas de terracota
  • Limpiar tus suculentas. Elimina malezas, hojas secas, ramas, polvo de tus suculentas. Amén de la suciedad que evitarás introducir en tu casa, entre las malezas y hojas secas también se pueden ocultar plagas, así que lo mejor es eliminarlas.
  • Revisar que no tengan plagas. Las plagas se extienden fácilmente en interiores. Revisa tus suculentas antes de meterlas porque si tienen plagas como pulgón o cochinilla algodonosa, lo más probable es que todas tus plantas dentro de casa terminen infestadas.

Consejos para cuidar suculentas en interiores

Después de tener tus suculentas delicadas dentro de casa cuidarlas es muy sencillo. Recuerda que durante el invierno la mayoría de ellas estarán hibernando y no necesitarán demasiados cuidados más allá de un mantenimiento bastante básico. 

Una vez llegada el período de primavera, cuando suban las temperaturas, puedes llevar de nuevo tus suculentas al exterior.

Aquí te dejamos algunos puntos clave o consejos para cuidar correctamente tus suculentas durante el invierno en interiores.

1. Dales mucha iluminación

Como te explicamos en nuestro artículo sobre cómo cuidar suculentas dentro de casa, conseguir la iluminación adecuada suele ser el punto más delicado a la hora de tener suculentas en interiores. Tienes de brindarles la mejor luz posible, así que identifica los lugares más iluminados, las ventanas más soleadas y coloca tus suculentas allí.

Muchas veces quisiéramos poner las plantas donde se ven más lindas, como sobre un escritorio, en el baño, o en el rincón más oscuro de casa para darle un poco de vida, pero esos lugares no son apropiados para ellas

No cometas el error de anteponer la decoración a la salud de tus plantas. Piensa siempre en que necesitan la mayor cantidad de luz disponible.

Rota tus plantas y muévelas sobre su mismo eje para que no se inclinen hacia la luz y conserven su forma.

2. Riega con poca frecuencia

Como ya te explicamos, tus suculentas no necesitan mucho riego durante el invierno, menos en espacios cerrados donde no hay circulación de aire y la evaporación es más lenta. Además, recuerda que las suculentas son sensibles al exceso de humedad.

Espaciar los riegos y dejar que el sustrato se seque por completo también servirá para que conserven su forma compacta a pesar de recibir menos iluminación y para mantener controladas la plagas.

3. Observa las señales

Presta atención a las señales de tus suculentas, ellas manifestarán si necesitan más luz, agua o si tienen algún problema.

Dos artículos que te ayudarán a aprender a interpretar cuestiones como estas son:

4. Controla el ambiente

Una de las ventajas de los ambientes cerrados es que tienes un poco de control sobre el microclima. Puedes manipular con condiciones para que tus suculentas están más a gusto.

Por ejemplo, si: 

  • las temperaturas bajan mucho puedes usar la calefacción, 
  • hay mucha humedad ambiental puedes usar un deshumidificador, 
  • la humedad es baja puedes usar un humidificador y 
  • la luz es escasa puedes cambiar de lugar tus plantas o usar luces artificiales para cultivo.

No te pierdas estos artículos...

4 comentarios en «Cómo cuidar suculentas en invierno»

  1. Muchas gracias! 😃 Éste va a ser el primer invierno de mis suculentas y aunque ya he comenzado a espaciarles el riego, me queda mucho por aprender.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© Copyright | Atípicas Suculentas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Privacidad